En busca de la sonrisa genuina.

Hace un tiempo me dio por investigar sobre la sonrisa. Quería entender qué hay detrás de una sonrisa auténtica, la que busco incesantemente para mis fotografías. Descubrí que existen unos 50 tipos de sonrisa, pero que la genuina la que nace de un momento feliz, se llama la sonrisa de Duchenne.

Guillaume Duchenne fue un investigador francés del siglo XIX especializado en fisiología. Enfocó parte de sus estudios en las expresiones faciales y su vinculación con las emociones. Observó que en una sonrisa estaban implicados los músculos cerca de la boca (cigomáticos mayor y menor), sin embargo en ocasiones, se contraía también el músculo orbicular, el que se encuentra alrededor de los ojos. Lo curioso de este hallazgo es que el músculo orbicular no se puede contraer de forma voluntaria. De lo que dedujo que ésa era una sonrisa auténtica, genuina, y que estaba vinculada a un momento feliz, a una alegría. Dicha sonrisa se denominó de Duchenne.

Cuando te dedicas a la fotografía de niños y familias te das cuenta de la importancia de generar un momento feliz si quieres capturar expresiones, y en particular sonrisas, genuinas. Por eso cuando preparo una sesión me gusta entender muy bien como es esa familia para proponer juegos y actividades que den rienda suelta a sus expresiones.

Como última reflexión, el documentarme sobre este tema me dio una nueva perspectiva sobre el hacerse mayor. ¿Por qué hay personas que envejecen mejor que otras? En mi opinión las que han sonreído mucho y desde el corazón, envejecen mejor porque su cara lleva las marcas de los momentos felices. Y es que al final la cara es el espejo del alma.

Leave a reply

Your email address will not be published.